Deus Ex: Invisible war

Sinopsis:
No vale la pena extenderse demasiado en explicaros la primera experiencia Deus Ex y lo que supuso para la industria. En realidad, si acabáis de llegar a este mundillo o sencillamente os importa un pimiento el lanzamiento de su primera parte, no puedo dejar de recomendaros el análisis que MeriStation hizo en su momento, y cogeráis la idea de la dimensión que alcanza este título entre determinadas comunidades de jugadores.
Pero la primera pregunta que a uno se le puede ocurrir, sobre todo si ha visto los pantallazos y leído el género donde hemos clasificado el juego, es la siguiente: ¿qué tipo de juego es Deus Ex: Invisible war? Pues bien sencillo: es un juego de rol en perspectiva de primera persona y que si, de acuerdo, puede jugarse como un FPS, entendiendo estas siglas más como una interfaz del usuario hacia el juego que como un estilo de juego en sÃ? mismo.

Porque la grandeza, o una de las grandezas, de esta segunda entrega es que consigue plenamente algo fundamental en el planteamiento de un (buen) juego de rol: la posibilidad de elección. Es decir, nuestras acciones tienen consecuencias en el desarrollo del juego y producen giros en el guión que, de otro modo, no se habrán producido. Tenemos una incidencia REAL sobre lo que está ocurriendo en el videojuego: estamos verdaderamente interactuando.
Y aunque parezca mentira, muy pocos juegos recogen esta misma idea. Tal vez Black & White o el más reciente Caballeros de la Antigua República, pueden servir como referentes, muy especialmente en el título de Bioware donde la diferenciación de moral no solamente es un elemento más del juego sino que, en última instancia, es el elemento sobre el que gira todo su desarrollo.

No ocurre aso en Deus Ex: Invisible war; nadie nos indica el camino correcto a seguir. Simplemente, igual que en la vida real, existen varias formas de hacer las cosas dependiendo de cómo queramos enfocarlo nosotros, pero nadie nos juzga. Y eso se llama libertad; tal vez no hay tanta dislinealidad como la que existe en Morrowind, pero desde luego este tipo de asimetría argumental es y deberá ser un punto de partida para todas las desarrolladoras.
El argumento de Deus Ex 2 nos sitia 20 años por delante del final de la primera parte. ¿De qué final?, preguntaron algunos. Buena pregunta, había más de uno. Digamos que el planteamiento es lo suficientemente vago (en cuanto a difuso) como para encajar en cualquier caso.

De todas formas, nuestro/a protagonista es Alex D, un â??estudianteâ? de la academia Tarsus de Chicago, ciudad que ha sido devastada por un ataque terrorista, y trasladado a la sucursal de Seattle que, curiosamente, también se encuentra bajo asedio.

* Pentium II 400 MHz, 128 Mb RAM, Aceleración 3D (Mínimo),
* Pentium III 500 MHz, 128 Mb RAM, Aceleración 3D (Recomendado)
* Multijugador: SI (Junto con modo offline)
* Glide: SI
* Direct3D: SI
* OpenGL: SI
* DirectX: 7.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *